Formas en que la obesidad afecta el desempeño sexual

Tanto en hombres como en mujeres la presencia de obesidad o sobrepeso afecta su manera de desenvolverse en su vida sexual. 

La obesidad es una enfermedad que no solo ocasiona padecimientos crónicos como diabetes o hipertensión arterial, también afecta el desempeño de la sexualidad, causa sentimientos de desvalorización, baja autoestima y rechazo del propio cuerpo.

La sexóloga Claudia Rampazzo explica que más que un problema de salud, la mujer vive la obesidad o el sobrepeso como un problema estético que impacta directamente su sexualidad y la limita para disfrutar plenamente, “las mujeres se sienten incomodas con su aspecto, se avergüenzan de su cuerpo y en la relación sexual evitan que su pareja la vea desnuda, se esconde y prefiere “hacerlo” con la luz apagada, además de inhibirse con ciertas posiciones sexuales”.

Las mujeres con obesidad pierden elasticidad y es frecuente que presenten dolor articular al realizar algunas posiciones sexuales; fisiologicamente ven alteradas la lubricación vaginal, la erección del clítoris y la obtención de un orgasmo, expresa Rampazzo.

Para los hombres tampoco es fácil afrontar la obesidad, aunque lo viven de manera diferente que las mujeres, ellos se ven menos afectados por su apariencia y se avergüenzan menos de su obesidad al momento del sexo,  más que preocuparse por una cuestión estética, sienten afectado su aspecto erótico.

Pero la obesidad también hace estragos significativos en los hombres. La especialista explica que esta enfermedad hace que el nivel de testosterona disminuya dando lugar a alteraciones muy importantes en su fisonomía y en su desempeño sexual, “se ha visto que los hombres que tienen ‘demasiada’ grasa abdominal o en otras partes del cuerpo dejan de producir testosterona y en lugar de ella se produce estrógenos (hormona femenina) ocasionando el achicamiento del pene (reducción de la longitud peniana), aumento mamario, reducción del tamaño de los testículos, además de disfunción eréctil y disminución del deseo sexual, entre otros.

El riesgo está en que la situación se convierta en un círculo vicioso ya que a mayor sobrepeso u obesidad, mayor deterioro de la sexualidad, generando estados de ansiedad o depresión que por lo general tienen un impacto emocional más severo en la mujer que en el hombre ya que ella se percibe más obesa de lo que en realidad está, puntualiza la especialista.

Más allá de las razones del aumento de peso, es importante resaltar que la persona con sobrepeso u obesidad tiene derecho a disfrutar de una vida sexual plena y satisfactoria y que si estas enfermedades son un obstáculo para ello, acudir con un especialista que te apoye profesionalmente para lograr tu peso adecuado y encontrar el camino para una vida saludable en todos los sentidos.

Por Gabriela Xochiteotzin Peña. Periodista especializada en temas de salud y Editora.  Twitter: @GabXochiteotzin

 

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

bienestaraldia

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *