Cuidados básicos para tu piel durante el invierno

Genové y Emulbase marcas expertas en la salud cutánea nos comparten su experiencia para el cuidado de nuestra piel en temporada invernal. ¡Evita la resequedad!

Con la llegada del invierno se presenta un descenso en la temperatura y, por lo tanto, aumenta el riesgo de contraer enfermedades respiratorias y de padecer la llamada xerosis o resequedad en la piel.

Ésta es una condición a la que no le damos importancia, no obstante presenta algunos factores que podrían dañar seriamente la salud de nuestra piel. Es por eso que también se le conoce como la comezón del invierno, pues es precisamente en esta época del año cuando se presenta con mayor intensidad.

La resequedad de la piel, según los médicos, es un problema muy común en dermatología, y consiste básicamente en una disminución de la capacidad de la piel para conservar un grado adecuado de humedad. Al llegar el invierno, el problema aumenta debido a la poca humedad de la calefacción, a la disminución relativa del contenido de vapor de agua en el aire externo y a la exposición a los vientos fríos.

Cuando eso sucede, la piel se vuelve oscura y opaca, rígida y áspera, salpicada de escamas. El primer síntoma, por lo general, es la comezón y una ligera aspereza de la piel; luego aparecen pequeñas escamas sobre una base de coloración normal y, finalmente, se rodean de eritema y sobrevienen las fisuras o pequeñas grietas.

Además de los factores climatológicos, hay otros que aumentan el riesgo de adquirir xerosis o resequedad en la piel tales como los baños muy frecuentes y con agua caliente, el excesivo lavado de las manos y la exposición a sustancias irritantes, especialmente jabones alcalinos.

Para prevenir este problema se deben evitar los jabones comunes, pues destruyen la película lípida que lubrica la superficie de la piel, es recomendable utilizar dermolimpiadores como la línea Emulbase.

Se deben aumentar las precauciones en las personas de edad avanzada, pues está comprobado que todos los mayores de 60 años padecen algún tipo de resequedad en la piel.

Lo más importante es aplicarse un producto que contenga oclusivos, emolientes y humectantes, como la Leche Hidratante de Genové. Los oclusivos hidratan el estrato corneo (la capa superficial de la piel) y evitan la evaporación del agua transepidérmica; los emolientes suavizan y ablandan la superficie de la piel; mientras que los humectantes se encargan de llevar el agua transepidérmica y el agua del entorno hacia el estrato corneo. Lo ideal es aplicar dicho producto inmediatamente después del baño, cuando la piel aún está hidratada, y luego repetir la aplicación otras dos veces durante el transcurso del día.

Consejos básicos para el cuidado de la piel

  1. Báñate sólo una vez al día y con agua tibia, no caliente. El agua caliente provoca daño térmico, barriendo el manto ácido de la piel.
  2. Evita los baños prolongados en tina, ya que las células se deshidratan.
  3. Después del baño, sécate bien con una toalla de algodón suave y aplícate una crema que contenga humectantes, oclusivos y emolientes. Se debe repetir la aplicación dos o tres veces al día.
  4. Utiliza sustitutos de jabón o dermolimpiadores, como Emulbase, en lugar de jabones convencionales, pues son alcalinos y dañan el pH de la piel.
  5. Si eres ama de casa utiliza guantes de algodón, como Genocure, bajo los guantes de hule al momento de lavar los trastes, trapear o realizar otras actividades relacionadas con el uso de agua y detergentes. De esta forma evitaran la maceración de la piel por el sudor, reacciones alérgicas al látex y dermatitis por contacto por los colorantes.
  6. Al lavarte las manos procura que el mayor contacto con agua y jabón se realice en la piel de las palmas. El agua debe estar tibia y es mejor secarse aplicando una ligera presión con la toalla en vez de frotarle.
  7. Quienes tienen el cabello largo, deben lavarlo en un lavamanos, pues de esa forma evitarán el excesivo contacto de la piel con el agua.
  8. Evita el contacto con sustancias irritantes y solventes como son los tintes para pelo, cloro o detergentes.
  9. Evita la exposición prolongada a los rayos solares y el aire acondicionado pues eso contribuye a secar la piel.
  10. Extrema las precauciones durante el invierno, cuando el aire es más frío y seco. Las bajas temperaturas son vasoconstrictoras, rompiendo el manto ácido y facilitando la resequedad de la piel.

Genové y Emulbase, marcas españolas con 100 años de experiencia en Europa y presencia en México desde hace 15.  Están disponibles en farmacias de prestigio.

 

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

bienestaraldia

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

Un comentario sobre “Cuidados básicos para tu piel durante el invierno

  • el 25 Noviembre, 2016 a las 7:17 am
    Permalink

    Entgihlening the world, one helpful article at a time.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *