Las preocupaciones excesivas pueden enfermarnos

El estrés causado por preocupaciones excesivas podría ser un factor de riesgo para el corazón. Por Gabriela Xochiteotzin Peña. 

“El estrés puede ser entendido de muchas formas: desde el punto de vista conductual o como una respuesta orgánica al miedo, a lo desconocido o situaciones de peligro”.

“Este tipo de respuestas del organismo en su conjunto, son tan viejas en nuestra especie, como la misma especie, pero en la actualidad ya no son tan benéficas para nuestra calidad de vida”, dice la doctora Alejandra Meaney, especialista en salud cardiovascular.

Sí permaneciéramos todo el tiempo estresados, estaríamos en riesgo de padecer alguna enfermedad del corazón”, señala la doctora Meaney, Cardióloga Clínica del ISSSTE.

El estrés y las mujeres

“Hay estudios que sugieren que las mujeres con cierto tipo de personalidad, por ejemplo, muy preocupadas por el bienestar de su familia, sin preocuparse por el de ellas mismas, están más expuestas a desarrollar enfermedades cardiovasculares. Estos estudios no han determinado si esto se deba “per se” al estrés o a la ansiedad que esto les genera o, bien, al descuido sobre su propia salud, dando cabida a la presencia de enfermedades que no son diagnosticadas a tiempo como la hipertensión arterial sistémica”, explica la doctora Meaney.

Esto es más grave en personas que viven en situación de pobreza o en zonas vulnerables; en este caso aumenta el riesgo de muerte cardiovascular hasta dos veces comparado con personas que no están en esas condiciones de vida. “Las Guías de Prevención Cardiovascular de la Sociedad Europea de Cardiología, han reconocido al estrés y a algunas situaciones relacionadas al estatus socioeconómico o alteraciones en el estado de ánimo, como factores de riesgo importantes en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Los estudios sobre el impacto del estrés en las mujeres son pocos hasta el momento, lo que no permite determinar si sufren más estrés que los hombres, o si las diferentes etapas de la vida de una mujer se ven afectadas por mayor estrés”, manifiesta.

¿Se puede combatir el estrés?

La mejor forma de combatir el estrés es a través de modificaciones en el estilo de vida: ejercicio frecuente y en caso de ansiedad, depresión o sentimiento de no poder manejar la vida cotidiana, acudir con un especialista como psicólogos o psiquiatras, indica.

Enfatiza en la importancia que las mujeres se concienticen que la principal causa de muerte en la población femenina de nuestro país son las enfermedades cardiovasculares. “Las campañas contra el cáncer de mama han sido muy exitosas en términos de que la mujer ha hecho consciencia de esta situación y se realiza la autoexploración mamaria y la mastografía. Sin embargo, tiene más riesgo de morir de un infarto del corazón o un infarto cerebral que de cáncer de mama”.

Recomienda a las mujeres que acudan con el médico para que les tome la presión arterial, las pese, les midan la cintura, la glucosa y colesterol en sangre y se informen acerca de su riesgo cardiovascular, ya que el sobrepeso, la obesidad, la hipertensión arterial y la diabetes son potencialmente riesgosas y pasan desapercibidas.

De acuerdo con el riesgo de cada mujer el médico establecerá sí necesita cambios en su estilo de vida o, bien, medicamentos específicos que reduzcan su riesgo cardiovascular. El primer paso y el más importante es asistir al médico y educar a nuestros hijos e hijas en esta cultura de la prevención”, puntualiza la especialista.

Gabriela Xochiteotzin Peña. Periodista especializada en temas de salud y Editora.  Twitter: @GabXochiteotzin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *