Halloween, miedos reales e imaginarios

Por la doctora Erika Proal y la Psicóloga Mónica Fernández, especialistas de NEUROingenia .

En este mes de octubre resulta interesante hablar de los miedos, porque los miedos pueden ser pasajeros en los niños por algo que les asusta, como por ejemplo en Halloween: la casa de espantos o ver a alguien disfrazado. Sin embargo, hay miedos que son más duraderos, otros miedos que son relacionados a cada edad del desarrollo y miedos que sobrepasan los límites, que es cuando ya el niño o niña necesitan ayuda.

El miedo es una emoción totalmente adaptativa que se caracteriza por una sensación desagradable provocada por un peligro real o imaginario. Cuando cualquiera de estos dos tipos de peligro resultan amenazantes para el niño, su respuesta inmediata puede ser huida o paralización y esto, causarle un miedo que se arraiga y que puede manifestarse en otros momentos, incluso cuando el peligro ya no esté presente.

A veces como padres cuando los niños hablan de un temor, solemos decir “no te preocupes no pasa nada”, con el afán de que ellos no estén pensando en el problema, sin embargo, esto no les ayuda sino por el contrario, los perjudica guardándose estos miedos sin poder asumirlos o aceptarlos. Es por ello que como padres es importante dejar que los niños se expresen e incluso observarlos cuando dibujen o jueguen ya que en este tipo de actividades podemos encontrar simbolismos referentes a los miedos de cada niño.

Miedos “normales” relacionados con la edad

De los 6 meses al año: A pesar de que son muy pequeños, los niños pueden empezar a sentir miedo, ya que esta sensación es tener incertidumbre ante lo desconocido. A esta edad el niño puede tener miedo a los extraños y cuando alguno de sus padres se va lo empiezan a extrañar. Esta es una de las muchas razones por las cuales se recomienda que los niños duerman ya fuera del cuarto de sus padres a los cinco meses.

A los 2 años: Debido a que en los primeros años, los niños suelen pasar mucho tiempo con alguna figura adulta de referencia, cuando van a un lugar nuevo pueden estar intranquilos. Con esto, puede surgir el miedo al abandono y es normal, que cuando se queden por primera vez en un lugar desconocido lloren y se angustien aunque pasados unos minutos se les olvida y pueden interactuar con otras personas.

A los 4 años: A esta edad o incluso un poco antes, puede aparecer el miedo a la oscuridad, los niños ya tienen referencia de algunas cosas que pasan en la televisión como los monstruos  y esto, puede empezar a hacer que formulen ideas y ver en la oscuridad sombras que le parezcan extrañas, generándoles estrés, ya que su imaginación está en pleno desarrollo. Una de las opciones que podemos hacer es dejarles una luz prendida para que se sientan más seguros o dejarle las puertas abiertas para que tengan la sensación de estar más cerca de sus padres

Miedos “imaginarios” que pueden ocurrir en halloween

Pero, ¿Qué pasa en Halloween? ¿Qué hacer con todos los estímulos sobre fantasías de monstruos, brujas, fantasmas? La fiesta de Halloween se ha transformado en una actividad escolar y familiar ampliamente celebrada. Las familias suelen decorar sus casas con arañas gigantes, fantasmas y brujas y en escuelas recurren a actividades referentes a esta celebración, sin duda esta fiesta alude al miedo y al terror, haciendo que los niños participen en donde el miedo es el personaje principal.

Es importante siempre aclarar y separar lo que es fantasía y realidad, hablar con los pequeños sobre lo que existe en el mundo real y en películas o cuentos es fundamental. Muchos padres quieren que sus hijos participen en las actividades escolares y se involucren en estas, cuando a lo mejor el niño no quiere. Se debe respetar la decisión de los niños y no obligarlos a disfrazarse, ni a participar en dichas actividades ya que los miedos no se superan enfrentándose directamente; pues en lugar de ayudar puede que se intensifique el miedo. El niño tiene derecho de acostumbrarse poco a poco a la situación a la cual le teme.

La oscuridad es uno de los miedos más comunes en la etapa infantil y en esta época, como lo describimos anteriormente. Es importante reconocer cuál es la base de este miedo ya que puede ser originado por la imaginación o que el niño asocie la oscuridad con dormir y el dormir con terminar la diversión. Si es por la primera razón, es importante trabajarla jugando con niños a hacer sombras o simplemente describiendo anécdotas agradables antes de dormir. Si el origen es por este último, es importante trabajar simplemente los límites y acompañar al niño a que se duerma.

Un reflejo inmediato del miedo en los niños son las pesadillas. El niño se despierta asustado por un sueño desagradable, que todos sabemos que se pueden vivir de una forma muy real y especialmente en los niños, ya que las pesadillas se relacionan mucho con experiencias vividas recientemente, puede ser muy común que en Halloween experimenten estos sueños. Es importante acompañar al niño y tranquilizarlo, muchas veces nos puede ayudar darles un poco de agua y explicarles que lo que pasa en sueños no es real. Las pesadillas no son de todo malas, al contrario, sirven para que los niños puedan procesar sus miedos y temores y así superarlos.

El juego es una buena idea para trabajar y afrontar los miedos. Estos juegos tienen que ser acompañados siempre de un adulto y con el consentimiento del niño. Podemos aprovechar la época de Halloween para trabajar con esto.

Ideas para jugar y acompañar al niño a superar su miedo:
  1. Calabaza escondida: Se trata de esconder una calabaza de Halloween que, incluso puede ser decorada anteriormente por ellos, y poner una luz adentro de ella. Con la luz apagada, jugar con el niño a buscar la calabaza, olvidándose de su miedo a estar oscuras. Al termino del juego platicar con el sobre la oscuridad; ¿nos paso algo con la luz apagada?, ¿te dio miedo?
  2. Disfraces: Jugar con ellos de modo que sea el adulto o los hermanos los que se disfracen, introducir al niño en la dinámica, animarlo a ponerse un gorro o una capa, siempre asociándolo al juego y a la diversión.
  3. Fantasmas y monstruos: Decorar fantasmas y monstruos con diferentes materiales (algodón, cuentas, papel de china, plumas). Jugar con ellos y personalizarlos para crear historias de ellos; ponerles voces y nombres.
  4. Cazando fantasmas: Esconder por todas la casa los dibujos realizados anteriormente de fantasmas e iniciar una búsqueda a oscuras con la ayuda de una linterna. Colocar todos los fantasmas cazados en una caja que será el “atrapa fantasmas”. Explicar que en esta caja podrán guardar todo aquello que les de miedo y cerrarla con cinta, de esta manera hacerles saber que los miedos no pueden superarnos ni impedirnos a que hagamos cosas por eso debemos encerrarlos.

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

bienestaraldia

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *