¿Te gusta el frío? Disfruta tus vacaciones en el hotel de hielo de Quebec

El hotel de hielo no es un hotel cualquiera, no sólo te ofrece una experiencia única a bajas temperaturas, sino que te da la oportunidad de vivir dentro de una obra de arte. ¡Sí, porque todo dentro del Hôtel de Glace e incluso el espacio en sí son una escultura!

Año con año el invierno llega a la provincia de Quebec junto con la construcción de este hotel que, literalmente, te dejará helado.

Su construcción dura aproximadamente cinco semanas en las que artistas locales –y también invitados- esculpen cada uno de los espacios que habitarán los huéspedes que quieran dormir en un hotel cien por ciento orgánico.

Foto: Xavier Dachez.

Este año una vez más la Village Vacance Valcartier alberga a su hotel de hielo, del 4 de enero al 25 de marzo, una oportunidad para experimentar este parque acuático cerrado durante el invierno, una aventura para los más arriesgados y los que quieran divertirse, porque además del hotel en sí, están las experiencias que ofrece este destino de hielo, al cual puedes visitar de entrada por salida.

Si no te animas a dormir a 2 grados Celsius, abrígate bien para tomar una copa en el bar de hielo antes o después de gozar las amenidades del Bora Parc, nada en su piscina de olas o prueba el Snow & Fondue, patina sobre hielo o descubre el snow rafting. Muchas actividades antes de ir a dormir. Si no eres friolento goza del spa y de sus fogatas, una atmósfera que te hará sentir en tierras vikingas en Quebec.

Foto: Renaud Philippe.

Pero más que las bajas temperaturas, el atractivo principal de este Hôtel de Glace es que está construido sólo con materiales naturales: hielo y nieve, que lo convierten en una obra efímera, cualidad que subraya su encanto y que despierta las ganas de estar ahí adentro congelándose pero viviendo un sitio que desaparecerá con la llegada de la primavera.

Los muros altos están cubiertos de obras de arte, los muebles y las lámparas también son de hielo, y lo mejor es que ninguna habitación es igual. La originalidad es parte intrínseca del concepto, además invita a jugar con la imaginación de los artistas-constructores y de los huéspedes quienes se sienten dentro de historia fantástica. El hotel de hielo es de ensueño.

Iglesia. Foto: Renaud Philippe.

 La oferta del hotel es variada, ofrece desde suites temáticas, hasta un cine, una capilla, dos galerías de arte y un vestíbulo y bar que parecen producto de la imaginación más audaz. A la fría experiencia se le suma la práctica nórdica de los spas, un homenaje a la cultura vikinga en donde se originó el primer hotel de hielo. Nada mejor para la salud que baños en tina caliente para luego alborotar el cuerpo a bajas temperaturas.

Esta edificación es digna de admirarse, así que si no te animas a pasar una noche bajo cero, sí puedes casarte en su capilla, ver arte en sus galerías, departir con amigos en su ya icónico club de N’Ice o simplemente recorrerlo y aprovechar después para practicar deportes invernales en la ecoestación Duchesnay, muy cerca de la Ville de Quèbec, donde año con año se erige el Hôtel de Glace. Tú decides si quieres dormir bajo cero o sólo un paseo. ¡Hay para todos los gustos!

Iglesia. Foto: Renaud Philippe.

Son 44 habitaciones esculpidas y decoradas en hielo.

 

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

bienestaraldia

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *