Día del Cáncer: alimentación adecuada podría reducir riesgos

¿Por qué el consumo de ácidos grasos podría reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama?

“Actualmente sabemos que las dietas altas en grasa y carbohidratos favorecen la inflamación celular lo cual, a su vez, activa un estrés a nivel de las células, lo que puede aumentar el riesgo de formación de tumores”, así lo advierte la doctora Ruth Pedroza, integrante del grupo académico Hablemos Claro.

El grupo Hablemos Claro está conformado por científicos expertos en tecnología de alimentos y ciencias de la salud y cuenta con un sitio de divulgación científica http://hablemosclaro.org/ que brinda información con evidencia científica para apoyar a los lectores en la toma de decisiones del ámbito alimentario.

En este sentido, la doctora Pedroza Islas señala que los ácidos grasos esenciales son lípidos vitales para la salud que nuestro organismo no produce por sí mismo, los cuales deben obtenerse por medio de la alimentación.

“Existen dos familias de ácidos grasos con múltiples enlaces dobles: los Omega 6 y los Omega 3, éstos últimos son indispensables para la salud del corazón y para evitar enfermedades relacionadas con procesos de inflamación, como la diabetes tipo 2, la artritis reumatoide, entre otras”, añade.

La también profesora-investigadora de Ingeniería de Alimentos en la Universidad Iberoamericana detalla que de los ácidos grasos esenciales sobresale el llamado ácido docosahexaenoico (DHA), que está presente en nuestro tejido cerebral y en las membranas celulares.

Recientes investigaciones han establecido su importancia en el proceso de aprendizaje de los niños, e incluso se ha demostrado que consumir DHA puede reducir significativamente el riesgo de padecer cáncer de mama en mujeres con obesidad debido a sus propiedades aintiinflamatoria.

“Actualmente, el DHA se recomienda a mujeres embarazadas ya que es clave en el desarrollo visual, cerebral y del sistema nervioso del bebé. Al consumir DHA, las mujeres embarazadas tienen como beneficio la prevención de eclampsia (aparición de convulsiones o coma)”, subraya.

En este sentido, hizo un llamado a los mexicanos a incluir en la dieta alimentos ricos en “grasas buenas” como el arenque, anchoveta, jurel, la sardina y la trucha, al menos dos veces por semana, tal como lo recomienda la Asociación Americana del Corazón (AHA por sus siglas en Inglés).

“Para nosotros, como investigadores, resulta interesante la dieta de los esquimales, la cual se resume en un alto consumo de grasas y proteínas, con escasas porciones de verduras y carbohidratos; lo sorprendente es que esta población está libre de enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer. Esto se debe a las grandes cantidades de ácidos grasos esenciales en su dieta”, menciona la doctora Pedroza.

Para finalizar, la especialista nos recomienda comer periódicamente, pescados grasos o bien suplementos que nos ayuden a alcanzar la dosis mínima recomendada de 0.5 gramos al día de omega-3.

Referencias
  1. Hibbeln JR, Nieminen LRG, Blasbalg TL, Riggs JA, Lands WEM. 2006. Healthy intakes of n-3 and n-6 fatty acids: estimations considering worldwide diversity. American Journal of Clinical Nutrition 83(suppl):1483S–93S.
  2. AL-Jawadia A,  Moussa H, Ramalingama L, Dharmawardhanee S, Gollahona L, Gunaratnef P, Layeequr Rahmang R, Moustaid-Moussaa N. 2018. Protective properties of n-3 fatty acids and implications in obesity- associated breast cancer. Journal of Nutritional Biochemistry 53: 1–8.
  3. Hibbeln JR, Nieminen LRG, Blasbalg TL, Riggs JA, Lands WEM. 2006. Healthy intakes of n-3 and n-6 fatty acids: estimations considering worldwide diversity. American Journal of Clinical Nutrition 83(suppl):1483S–93S.
  4. AL-Jawadia A,  Moussa H, Ramalingama L, Dharmawardhanee S, Gollahona L, Gunaratnef P, Layeequr Rahmang R, Moustaid-Moussaa N. 2018. Protective properties of n-3 fatty acids and implications in obesity- associated breast cancer. Journal of Nutritional Biochemistry 53: 1–8.
  5. Echeverría F, Valenzuela R, Hernandez-Rodasa MC, Valenzuela A.  2017. Docosahexaenoic acid (DHA), a fundamental fatty acid for the brain: New dietary sources. Prostaglandins, Leukotrienes and Essential Fatty Acids 124: 1-10.
  6. OMS. 2011. Administración de suplementos de aceites marinos para mejorar los resultados del embarazo. http://www.who.int/elena/titles/bbc/fish_oil_pregnancy/es/ [Consultado en Enero 2018].
  7.  Manzur F, Suárez A, Moneriz C. 2006. Efectos y controversias de los ácidos grasos omega-3. Revista Colombiana de Cardiología 13 (3): 180-184.

Hablemos Claro es un sitio de divulgación científica sin fines de lucro que busca brindar elementos relevantes, actuales y respaldados por la evidencia científica para apoyar a los lectores en la toma de decisiones más informadas en la vida cotidiana. Está conformado por científicos expertos en tecnología de alimentos y ciencias de la salud de la Universidad Iberoamericana, Universidad Autónoma de Querétaro, Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Universidad La Salle, entre otros. Para más información visita http://hablemosclaro.org

 

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

bienestaraldia

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *