¿Por qué la seguridad vial se relaciona directamente con la salud visual?

Cuando nuestra visión no se encuentra en óptimas condiciones, la probabilidad de sufrir un accidente vial se incrementa significativemente.

De acuerdo con el Dr. Jaime Ferrer Burges, Cirujano Oftalmólogo de la clínica Omnilaser, 1 de cada 20 automovilistas ignora que tiene una visión deficiente. “Los conductores en general, sin importar el tipo de vehículo, son quienes se ven mayoritariamente afectados al tener problemas de visión. De hecho, la mitad de los accidentes automovilísticos se producen en la noche, ya que las variaciones en el contraste hacen que el sentido de profundidad y movimiento se reduzca hasta 7 veces, teniendo menor tiempo para reaccionar o frenar ante la aparición de algún obstáculo”, afirma.

Los defectos de refracción más comunes en la población son la miopía (no ver bien de lejos), hipermetropía (no ver bien de cerca), astigmatismo (visión distorsionada) y/o la combinación de este último con los dos anteriores. Los expertos en salud visual recomiendan revisiones oftalmológicas periódicas, mínimo una vez al año, para detectar de manera oportuna cualquier tipo de anomalía visual y así evitar complicaciones, tanto de salud como de accidentes viales, no sólo para quien lo padece sino para su entorno.

Al respecto, Ferrer indica: “La salud visual y la seguridad vial van de la mano, aunque en general las personas no ligan una situación con la otra. De primera intención, para minimizar los errores refractivos se recurre al uso lentes (de contacto o de armazón), pero al retirarlos, el problema continúa presente. Para corregirlos de manera definitiva es necesaria una cirugía refractiva correctiva. Hoy en día, un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo con laser es muy accesible y mejora radicalmente la calidad de vida del paciente”.

México tiene disponible la tecnología VisuMax, bajo la técnica SMILE (Sistema de Mínima Invasión por Laser, por sus siglas en inglés) que trabaja por medio de rayo laser sin hacer cortes en la córnea, sin secuelas de ojo seco y sin necesidad de recuperaciones prolongadas. “Aún tratándose de un procedimiento ambulatorio, las revisiones oftalmológicas ayudarán a determinar si el paciente es candidato para someterse a una cirugía de este tipo. Por ejemplo, una indicación es que se debe ser mayor de edad”, puntualiza Ferrer.

Sin duda alguna, los riesgos de accidentes automovilísticos se pueden reducir al corregir problemas de visión, por lo importante que es el campo visual para un conductor, sobre todo de noche. Es de suma importancia tomar en cuenta que aproximadamente el 25% de los conductores se sientan al volante con problemas de visión no corregidos.

 

 

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

bienestaraldia

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *