Claves para entender y prevenir la trombosis

Para contrarrestar el incremento de trombosis en el mundo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció en el año 2012 el objetivo de reducir en un 25% las muertes prematuras por enfermedades cardiovasculares.

Es así que la Sociedad Internacional de Trombosis y Hemostasia lanza el Día Mundial de la Trombosis, movimiento global que se centra en la trombosis como detonante común de las tres principales causas de muerte cardiovascular en la población mundial: el infarto del corazón, el accidente cerebrovascular y la tromboembolia venosa (TEV).

En compromiso con la causa, la Sociedad Mexicana de Trombosis y Hemostasia, SOMETH, ha iniciado una serie de actividades en el continente latinoamericano que incluyen la difusión de esta campaña entre sociedades médicas relacionadas y el público general, así como cursos, talleres, conferencias de prensa, cápsulas informativas, actividades al aire libre, entre otras acciones.

La trombosis puede ocurrir a cualquier edad y en cualquier momento. Aunque el Día Mundial de la Trombosis proporcionará educación acerca de todas las formas de trombosis, el foco inicial estará en la tromboembolia venosa (TEV), uno de los eventos trombóticos más comunes, potencialmente mortal, pero poco apreciado. Este padecimiento se produce cuando los coágulos sanguíneos en las venas profundas de las extremidades se desprenden y viajan a los pulmones.

En general, una de cada cuatro muertes en el mundo está relacionada con trombosis de cualquier tipo. Aproximadamente el 60% de los casos ocurre durante la hospitalización o dentro de los 90 días posteriores, lo que convierte a esta enfermedad en la principal causa evitable de muerte en hospitales.

La buena noticia es que se puede prevenir y tratar si se detecta en su etapa inicial.

Factores de riesgo de la trombosis venosa profunda

La tromboembolia venosa puede afectar prácticamente a cualquier persona. Sin embargo, algunos factores aumentan el riesgo de presentar esta afección. Las posibilidades aumentan todavía más en el caso de quienes tienen más de un factor de riesgo al mismo tiempo.

Factores que aumentan el riesgo de presentarla:

  1. lesión en una vena, a menudo causada por lo siguiente:
  2. fracturas,
  3. lesiones musculares graves; o
  4. cirugía mayor (particularmente si involucra el abdomen, la pelvis, las caderas o las piernas).

Circulación lenta de la sangre, a menudo causada por:

  1. permanencia prolongada en la cama (debido a una enfermedad o después de una cirugía);
  2. movimiento limitado (por usar un yeso en la pierna para ayudar a que se sane un hueso lesionado);
  3. mantenerse sentado por mucho tiempo, especialmente con las piernas cruzadas; o
  4. parálisis.
  5. Aumento en el nivel de estrógeno, a menudo causado por:
  6. píldoras anticonceptivas;
  7. terapia de reemplazo hormonal, a veces utilizada después de la menopausia;
  8. embarazo, por hasta 6 semanas después del parto.

Algunas afecciones crónicas, como las siguientes:

  • enfermedad cardiaca;
  • enfermedad pulmonar;
  • cáncer y su tratamiento;
  • enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa).

Otros factores que aumentan el riesgo, incluyen:

  • antecedentes familiares;
  • edad (el riesgo aumenta con la edad);
  • obesidad
  • presencia de un catéter en una vena central;
  • trastornos de la coagulación hereditarios.
  • medias de compresión.
Prevención

Los siguientes consejos pueden ayudar a prevenir:

Activarse tan pronto como sea posible después de haber estado en cama durante un tiempo, como después de una cirugía, enfermedad o lesión.

  • Uso de medias de compresión graduada
  • No permanecer sentado por mucho tiempo en tus horas laborales
  • Mientras estás sentado ejercita las piernas
  • Evita la ropa ajustada.
Síntomas

Aproximadamente la mitad de las personas con trombosis venosa profunda no tienen ningún síntoma. Los siguientes son los síntomas más comunes que ocurren en la parte del cuerpo afectada:

  • hinchazón
  • dolor
  • sensibilidad al tacto
  • enrojecimiento de la piel

Con el Día Mundial de la Trombosis se busca reducir el número de casos no diagnosticados, aumentar la prevención basada en evidencia y fomentar que los sistemas sanitarios garanticen las mejores prácticas para la prevención, el diagnóstico y el tratamiento.

Su objetivo principal es crear conciencia y sensibilización para el público, profesionales de la salud y sistemas de salud sobre la trombosis para reducir riesgos de muerte prematura e incapacidades por tromboembolias, a través del conocimiento de sus causas, factores de riesgo, signos y síntomas y prevención.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *