Radiografía de las bebidas alcohólicas en estas fiestas

Por Marien Garza, Miembro del Consejo Consultor de Nutriólogos de Herbalife Nutrition. Desde hace más de una década, en México se ha establecido una clasificación de las bebidas, considerando los beneficios y riesgos que ofrecen para la salud y nutrición, así como el patrón de consumo de las mismas.

Existen 6 categorías de acuerdo con el contenido energético, valor nutricio y riesgos a la salud. La escala, clasifica a las bebidas de la más (nivel 1) a la menos (nivel 6) saludable:

· Nivel 1: agua natural potable
· Nivel 2: leche baja en grasa (1%) y sin grasa y bebidas de soya sin azúcar
· Nivel 3: café y té sin azúcar
· Nivel 4: bebidas no calóricas con edulcorantes artificiales

· Nivel 5: bebidas con alto valor calórico y beneficios a la salud limitados (jugos de fruta, leche entera, licuados de fruta con azúcar o miel, bebidas alcohólicas y bebidas deportivas)

· Nivel 6: bebidas con azúcar y bajo contenido de nutrimentos (refrescos y otras bebidas con altas cantidades de azucares agregadas como jugos, aguas frescas, café y té). [1]

A partir de esta clasificación, nos damos cuenta que, aunque el consumo de bebidas alcohólicas forma parte de la cultura e historia humana desde hace miles de años; no se encuentra como parte de una recomendación saludable de consumo por parte de las autoridades en salud y nutrición en México.

Sin embargo, existen algunos detalles que me gustaría compartir y que es importante tomar en cuenta, al decidir si formarán parte de nuestra celebración, en estas épocas de festividad:

Una bebida estándar de alcohol se define como aquella que contiene 14g de alcohol.

El sistema mexicano de alimentos equivalentes, establece que el alcohol suministra alrededor de 7 kcal/g. Si hablamos de calorías y cantidad de alcohol, no existe una bebida que pueda recomendarse como mejor o peor a consumir, 60 ml de cualquier destilado (whisky, tequila, mezcal, etc.) 355 ml de pulque o cerveza, o 200 ml de vino aportan en promedio 140 kilocalorías.

Calorías vacías

Los nutriólogos y profesionales de la salud hemos etiquetado a las calorías provenientes del alcohol, como “calorías vacías”, debido a que no proporcionan micro o macronutrimentos, sino solamente energía.

También en el terreno de las bebidas alcohólicas, es fundamental cuidar el aporte extra de calorías, provenientes de hacer mezclas de éstas con refrescos, jugos, jarabes u otras bebidas azucaradas.

Una de las modas actuales más común en el terreno de las bebidas alcohólicas, es su combinación con bebidas energéticas y/ o con cafeína. Aunque hay pocos estudios científicos al respecto, se sabe que esta mezcla puede ser muy peligrosa, por lo que la recomendación es evitar hacer esta práctica.

Vino tinto, con moderación

En muchas ocasiones hemos escuchado hablar de los beneficios del vino tinto, debido a los polifenoles que posee como poderosos antioxidantes. Sin embargo, la recomendación diaria en su consumo, en un estilo de vida saludable y en regímenes específicos, como la Dieta Mediterránea, no debe exceder a más de 2 copas de vino tinto en el hombre adulto y 1 copa de vino tinto, en la mujer adulta.

La clave está en disfrutar las bebidas alcohólicas en estas fechas, con moderación y consciencia. Felices Fiestas.

“El mejor vino no es necesariamente el más caro, sino el que se comparte”. George Brassens

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

bienestaraldia

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *