Día Mundial del Alzheimer 2021, “Mi vida, mis recuerdos

Cada 21 de septiembre, se conmemora el Día Mundial del Alzheimer, el cual tiene como objetivo informar y generar conciencia acerca del cuidado de los pacientes. Por lo que es importante reconocer y hacer visible el valor del cuidador, además, del impacto psicoemocional y físico que conlleva mantener una atención con calidad y trato humano hacia un familiar con enfermedad de Alzheimer.

De acuerdo con estadísticas de la Organización Mundial de la Salud 2021 (OMS), más de 55 millones de personas (el 8,1% de las mujeres y el 5,4% de los hombres mayores de 65 años) viven con demencia en el mundo. Esta cifra aumentará a 78 millones para 2030 y a 139 millones para 2050.

El Alzheimer, es la forma de demencia más común en adultos mayores de 65 años. Es un padecimiento neurodegenerativo relacionado con la perdida de las conexiones neuronales. Hasta el momento, es irreversible y se presenta gradualmente con el deterioro progresivo de las funciones mentales, de memoria, atención, pensamiento y lenguaje. Además, está relacionado tanto con cambios de la personalidad, de conducta, como con el estado de ánimo y con modificaciones motrices, entre otras alteraciones.

Detección en las etapas iniciales es crucial

La detección de los primeros signos de Alzheimer en las etapas iniciales es crucial. Por lo tanto, es importante no pasar por alto sí hay algún cambio como desorientación, agitación y actitudes desconcertantes, es decir, sí se observa por un periodo mayor a 6 meses que algo “no funciona como antes”, de inmediato se debe acudir a consulta médica para ser valorado por el neurólogo, indicó la Dra. Elisa Otero, neuróloga de la Clínica de Trastornos del Movimiento, UTMON del Hospital Español.

Subrayó que: “tener un diagnóstico temprano permite trazar estrategias en conjunto con otras especialidades médicas como: geriatría, medicina interna, neuropsicología, neurología y fisioterapia, entre otras áreas que deberán conformar un equipo multidisciplinario de atención para el manejo integral del paciente con enfermedad de Alzheimer”.

Enfatizó, también que: “aunado al tratamiento farmacológico, se debe interrelacionar con terapias grupales de estimulación cognitiva, neuro rehabilitación física, que ayude al paciente a preservar las labores de su vida cotidiana para que la persona continúe activa”.

El entorno social es fundamental

“Además, es importante que los pacientes con la enfermedad de Alzheimer se mantengan en un ámbito social afable. Pues el lenguaje es una forma de memoria y deben mantenerse activos realizando ejercicios que sean estimulantes para la mente como juegos, crucigramas, leer un libro y, sobre todo, evitar el aislamiento, para mantener una mejor calidad de vida para él y sus familiares”.

En este mismo contexto, el Dr. José Alberto Ávila Funes, jefe de Geriatría del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, informó que, “en México alrededor de 900 mil personas tienen Alzheimer. Además de ser un padecimiento que presenta una elevada discapacidad y dependencia; el paciente requiere ser atendido permanentemente, por lo que necesita la presencia de un cuidador para ayudarlo a mantener una vida digna y con calidad”.

El cuidado del paciente recae en la familia 

Refirió el especialista que, “en nuestro país, el cuidado de personas dependientes con enfermedades neurodegenerativas, recae principalmente en las familias. En su mayoría son las mujeres: hijas o esposas, las que invierten alrededor de 40 o 50 horas de su tiempo ─dependiendo la gravedad del padecimiento─ por semana al cuidado de sus familiares enfermos. Es importante mencionar que, en la mayoría de los casos, estas mujeres presentan sus propios problemas de salud (enfermedades crónicas y psicoemocionales) por lo que dejan de lado sus necesidades y cuidados para poder atender a su familiar.

Ante esta situación, es recomendable contar con la asesoría, apoyo y sobre todo con la supervisión de profesionales de la salud, para evitar el colapso por la sobrecarga del cuidador, conocido también como el “síndrome del cuidador quemado o burnout, el cual se manifiesta cuando la persona que está al cuidado del paciente presenta estrés, fatiga y agotamiento.

Esto se produce como consecuencia de las actividades diarias al cuidar al dependiente, a menudo, los cuidadores generan la sensación de no estar haciendo lo suficiente.

Por ello, es indispensable informar y orientar al cuidador sobre el rol y la responsabilidad que ha adquirido. Esto evitará tener un impacto y trato negativo o indigno hacia el familiar dependiente por la enfermedad de Alzheimer, que estará a su cargo por tiempo indefinido. El cuidador, debe comprender que es necesario mantener la cordialidad y el bienestar, tanto del paciente como de él mismo.

El objetivo de esta fecha, es difundir información sobre un padecimiento cognitivo que es crónico y progresivo.

Es importante impulsar programas de investigación y educación continua para la comunidad médica, así como iniciativas de difusión para orientar a familiares, cuidadores y a la sociedad en general, respecto al cuidado y atención del Paciente con Alzheimer.

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

bienestaraldia

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *