Día Mundial de los Derechos del Consumidor: ¿Cuáles son tus derechos y obligaciones?

El 15 de marzo se conmemora el Día Mundial de los Derechos del Consumidor, declarado oficialmente en 1983 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con el fin de reconocer que el consumidor es un elemento fundamental dentro de las relaciones comerciales, ya que de acuerdo con John F. Kennedy, nos incluye a todos, pues somos el grupo económico más grande en el mercado, que afecta y es afectado por casi todas las decisiones económicas públicas, sin embargo, es el único grupo importante cuyos puntos de vista muchas veces no son escuchados. Sin duda el derecho del consumidor es, un mecanismo de protección general, vinculado a derechos humanos.

Por ello los expertos del programa Belleza & Bienestar de Canipec tienen la misión de informar al público para fomentar un consumo consciente e inteligente de productos de cuidado personal, ya que aunque no es una prioridad generalizada el 13% de los consumidores mexicanos consideran que los productos de belleza son una de sus principales prioridades de gasto.

Hoy más que nunca el cuidado personal y la belleza están rompiendo fronteras, pues están surgiendo nuevas ideas en torno a la masculinidad que impulsan a los hombres mexicanos a estar más en contacto con sus emociones y esto, está generando una mayor conciencia sobre la salud física y mental, ya que el 31% está totalmente de acuerdo en que usar productos de belleza lo hace sentir bien consigo mismo; Graciana Méndez, Analista Regional para Latinoamérica de Mintel nos dice que el 40% de los hombres mexicanos reconoce la importancia que tiene usar productos de belleza y aseo a diario, incluso el 15% acepta el uso del maquillaje.

Es muy importante estar informado porque aparte de que las tendencias cambian rápidamente, también los gustos, necesidades y exigencias de cada uno de los consumidores.  El 64% de las consumidoras mexicanas de entre 18 a 24 años dicen preferir productos que se pueden personalizar, por lo que el 28% está de acuerdo en compartir información personal a través de una aplicación móvil para crear productos personalizados para el cuidado de su piel.

No obstante, son cada vez más los consumidores que se preocupan por la formulación de los productos de cuidado personal. Un estudio realizado por Mintel menciona que el 40% de los consumidores mexicanos está completamente convencido de que es importante investigar los ingredientes de los productos para asegurarse de que sean seguros y el 23% opta por ingredientes naturales como su principal prioridad al momento de comprar productos de belleza y cuidado personal.

Como consumidor siempre se busca adquirir el mejor producto y al mejor precio, pero… ¿quién y qué garantiza tu compra? Es importante que dependiendo el tipo de artículo que adquieras siempre te informes sobre las instituciones que regulan la calidad, los ingredientes, la formulación y hasta el servicio al cliente que recibes.

Mantén esa curiosidad como consumidor de buscar las tiendas, empresas, comparar costos, hasta que te encuentres convencido de haber elegido la mejor opción para ti. También es importante conocer si la empresa en cuestión se autorregula y ser crítico sobre los productos o servicios que ofrecen. Seguramente en internet encontrarás todo tipo de información al respecto, como trámites, la agilidad de los mismos y la transparencia, pero si algo no te checa, preguntas y no hay una respuesta clara, mejor busca otro lugar.

Existen empresas autorreguladas que están comprometidas contigo y con tod@s los consumidores ya que dan cumplimiento a principios éticos autoimpuestos que van más allá de cumplir con la ley, y esto no es solo un acto de buena fe sino de dimensión social, basado en honestidad y confianza.

Dicho compromiso de responsabilidad social de las empresas es denominado “Autorregulación publicitaria” la cual tiene como objetivo proporcionarnos confianza y credibilidad en los productos y sus marcas a través de ofrecer una publicidad responsable, legal, comprobable y honesta, es decir publicidad no engañosa.

En México, para los productos cosméticos y de Cuidado Personal existe el Código de Autorregulación y Ética Publicitaria para Productos Cosméticos y Productos de Aseo de Uso Doméstico (COSMEP), que es un programa de responsabilidad social sectorial al que pertenecen marcas confiables y comprometidas con la salud, belleza y bienestar de los consumidores y que puedes encontrar dentro del mercado formal, que además se preocupan por dar más y mejor información tanto de los productos de cuidado personal como del correcto uso para que puedas elegir el que mejor se acomode a tus necesidades.

Pero sabes cómo identificar si la publicidad de un producto es real y honesta, aquí de damos 6 tips que te ayudarán a descubrirlo ¡no te dejes engañar!

  1. Verifica que sea una empresa adherente al COSMEP.
  2. En los comerciales de televisión, revistas o en las redes sociales, podrás observar que se habla acerca de los beneficios del producto de cuidado personal; sin embargo, debes poner especial atención si los resultados de los que se habla en el comercial sólo se le atribuyen a un ingrediente específico y no al producto en su totalidad, ya que efectivamente puede contener un ingrediente que le da un plus y que hace que el producto sea más efectivo, pero lo importante es que dicho ingrediente se encuentre dentro del producto, en las condiciones necesarias para dar los resultados prometidos y para ello, el anunciante puede mencionar que cuenta con un soporte que respalda su afirmación o promesa.
  3. Cuida que los resultados que te están prometiendo con el uso de un producto cosmético no aparenten ser los de un medicamento o de una intervención quirúrgica, ya que los beneficios que se pueden obtener de los productos de Cuidado Personal jamás curarán enfermedades ni son soluciones definitivas a un padecimiento o condición.
  4. En algunas ocasiones, habrás notado que durante un anuncio de televisión aparecen las famosas “letras chiquitas” y te preguntarás ¿para qué sirven o qué información contienen? Esta información debe darte datos relevantes acerca del producto; por ejemplo, puede contener información acerca de los estudios o las pruebas que fueron realizadas con el fin de proporcionarte certeza respecto de los atributos que se están presentando y es por esto por lo que deben mostrarse en el momento que se realiza la aseveración.
  5. Si en la pieza publicitaria se hace referencia a algún cambio o beneficio y te ofrecen un porcentaje determinado, por ejemplo, “reducirán las líneas de expresión en un 50%”; o bien, te ofrecen un cambio en un tiempo determinado como: “en 4 semanas verás los resultados”, es importante saber que todas las promesas o beneficios que se hagan dentro de los anuncios deben contar con un sustento, hay distintos mecanismos para esto, ya sea por un estudio técnico o uno de percepción.
  6. Finalmente, cuándo veas un anuncio no solo te dejes guiar solo por el audio, video o texto, analiza todos los elementos en conjunto para no llevarte decepciones. Sé crítico ante beneficios que suenan demasiado buenos para ser verdad pues podrías estar ante un “producto engaño”, se vale cuestionar y preguntar a las empresas por su soporte o comprobación del beneficio, asegúrate que lo que estás escuchando empate con lo que estás viendo y que las “letras chiquitas” si estén sustentado los beneficios del producto y no contradiciendo los mismos.

Ahora que ya conoces tus derechos y obligaciones adquiere tus productos en el mercado formal de empresas confiables y comprometidas con la salud, belleza y bienestar de todos los consumidores. #CuidaTuBelleza

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

bienestaraldia

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *