#SinFiltro/ Robo hormiga en mi bolsillo

¿Saben en qué gastan? ¿Cómo lo gastan? y ¿cuánto gastan al mes? De acuerdo con el INEGI las familias mexicanas gastamos nuestro dinero en cuatro rubros, principalmente: alimentación, trasporte y comunicación, educación y esparcimiento.
Parecería muy simple. Sin embargo, cuántos de nosotros llevamos un control del gasto familiar o personal (según sea el caso) y obtenemos un balance entre ingresos y egresos.

Hace tiempo un amigo nos compartió su famosa “hoja de Excel”, en donde organizaba sus gastos y, dependiendo de cómo estuviera la quincena, sabía si podía hacer una compra adicional o, si de plano, estaría en números rojos. Con el tiempo decidió que la hoja estaba obsoleta porque su balance le arrojaba siempre un déficit.

Después de un tiempo casi todo el grupo de amigos empezó a utilizar una versión de la hoja de Excel y, al menos en lo que a mí respecta, sí me funcionó hasta que llegaron los gastos hormiga. Cada quincena me daba cuenta que aun cuando respetaba mi tablita, me hacía falta dinero (no mucho pero faltaba). Pues ¿en qué gasté?

En época de vacas flacas (como le dice mi papá) todo centavo cuenta, si no me creen intenten tomar un transporte faltándoles 50 centavos. Ni les venderán el boleto del metro, ni los dejarán subir al camión. Sí cuentan ¿verdad? Así que enlisto otros cuatro principales rubros en los que también gastan los mexicanos y no lo notamos.

  1. Los viene viene. Todos en la Ciudad de México saben que al estacionarse en la calle estos sujetos cobrarán derecho de piso con el famoso “yo se lo cuido”. Cuenten todas las veces que en el mes les damos su “propina”.
  2. Los cerillitos. Nadie se va del supermercado sin cooperar con estas personas, ya sea porque sean de la tercera edad y todos le apoquinamos, o porque con los chavitos nos da pena no darle.
  3. Estacionamientos, valet parking y/o parquímetro. ¡Esto es un robo! o, al menos, así me lo parece. Cada vez que vamos al centro comercial, al supermercado, al médico, a una cita de trabajo o donde tengamos que estacionarnos terminamos pagando al menos 20 pesos.
  4. ¿Alguien considera en su gasto las propinas? La encuesta del INEGI sólo considera alimentación (dígase compra de comida y comer en un restaurante) pero les aseguro que no tenemos un monto mensual donde incluyamos esto.

Tal vez me dirán que soy una exagerada o, tal vez, que no incluí otros rubros, lo que es cierto es que estos gastos nunca los tomamos en cuenta en el día a día. Les invito a que hagan su listado particular y piensen qué pasaría si ese dinero lo guardáramos en un cochinito. ¿Cuánto lograrían juntar en un año? Me cuentan…

Mónica Fiesco

Comunicóloga apasionada de las relaciones públicas. Cinéfila, amante de los libros, contadora de anécdotas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *