Descubre los secretos del cuidado de la piel durante el embarazo

Existen muchas dudas, mitos y recomendaciones para el correcto cuidado de la piel durante el embarazo. Consejos que van desde las abuelas hasta profesionales de la salud que buscan mejorar, mantener y restaurar la piel en todo este proceso.

Por ello, a través de estas líneas decidimos armar una guía del cuidado de la piel durante el embarazo en este 2024 con las mejores recomendaciones y el respaldo de una experta en medicina estética y equilibro saludable: la doctora Pamela Corzas.

Sobre las alteraciones que presenta la piel en este período, la Dra. Pamela Corzas, también médica cirujana y estética de Clínica Corzas, explica “que es algo normal, incluso, esperable, que la piel comience a cambiar desde las primeras semanas del embarazo, casi siempre debido a la alteración hormonal que ocurre en el cuerpo”.

La especialista refiere que durante la gestación hay un incremento en la turgencia de la piel porque hay un aumento en el grosor de la dermis y la epidermis, lo que la vuelve más sensible.

Durante el embarazo la piel se vuelve más sensible.

Todos los embarazos deben ser supervisados médicamente desde diversos aspectos para que lleguen a buen término y para que tanto la mamá como el nuevo bebé estén saludables.

“Aunque es cierto que los tratamientos cosméticos y médico estéticos son limitados, sí es posible tener cuidados de la piel durante esta etapa y realizar algunos procedimientos, siempre con vigilancia médica explorando cada caso en específico”, agrega la Dra. Corzas.

Qué SÍ y qué NO es recomendable durante esta etapa | Qué hacer y qué no hacer:

Qué hacer
  • Tomar una ducha diaria con agua tibia, dos como límite, para mantener la higiene acostumbrada y la piel limpia e hidratada.
  • Usar jabón neutro, sin olor o perfume (líquido).
  • Beber 1.5 o 2 litros de agua diariamente para una hidratación sistémica adecuada desde el interior.
  • No utilizar esponjas o fibras para tallar el cuerpo.
  • Consume alimentos ricos en antioxidantes y ácidos grasos como el omega-3. Si es necesario, apóyate de la suplementación y vitaminas para el embarazo.
  • Utiliza emulsiones espesas que contengan sustancias hidratantes, cicatrizantes y aceites vegetales para prevenir la ruptura de la piel. De preferencia, aplícalos 2 veces al día en movimientos circulares hasta su absorción. Después de la ducha se absorben con mejor precisión.
  • Durante el embarazo aumenta la producción de melanina, lo que ocasiona manchas especialmente en el rostro, por ello, usa protector solar cada 2 o 4 horas aun dentro de casa.
  • Realiza una rutina de ejercicio (de ligera a moderada) apropiada para cada etapa de tu embarazo.
Durante el embarazo aumenta la producción de melanina, lo que ocasiona manchas especialmente en el rostro, por ello, usa protector solar cada 2 o 4 horas aun dentro de casa.
Qué NO hacer
  • Usar agua muy caliente durante el baño, así como una duración larga.
  • Sobreexposición solar, pues contribuye a una hiperpigmentación de la piel.
  • Automedicarse, utilizar productos sin conocer su fórmula y sus efectos y/o recurrir a tratamientos estéticos sin aprobación médica.
  • Peelings, por el proceso proinflamatorio que implica el embarazo (y todo lo que se inflama, se mancha).
  • Aparatología como ultrasonidos y radiofrecuencias están contraindicadas, debido a las diferentes intensidades y profundidades en las que trabajan.
  • Utilizar activos como retinoles, sus derivados y la hidroquinona. Su absorción va al torrente sanguíneo y puede generar malformaciones en el feto.
  • Se descarta el uso de toxina botulínica e inyectables durante el embarazo debido a la falta de estudios que comprueben su seguridad en este período.

De acuerdo con la Dra. Pamela Corzas, estos tratamientos médicos estéticos se pueden realizar de manera segura con beneficios para la salud y la piel de las embarazadas:

  • Rostro: Limpiezas faciales de grado médico, sin inyectables ni retinoles e hidroquinona / Limpiezas faciales normales sin uso de aparatología de radiofrecuencia o ultrasonido / Tratamientos hidratantes por absorción cutánea.
  • Cuerpo: Masajes de drenaje linfático / Masajes prenatales / Tratamientos hidratantes por absorción cutánea.
Activos seguros para enriquecer la salud, hidratación y elasticidad de la piel
  • Estrías: Son ocasionadas por la ruptura de las fibras de colágeno, que es lo que sostiene a la dermis. Conforme va avanzando el embarazo, la piel se va expandiendo, propiciando su aparición sobre todo en el abdomen, muslos y senos, que son las partes del cuerpo que más crecen. A esto se suman factores hormonales y la genética. Para equilibrar el manto hidrolipídico, podemos confiar en productos que contengan aceites vegetales, por ejemplo, manteca de karité, germen de trigo, rosa mosqueta y aceite de jojoba. Sustancias hidratantes, como ácido hialurónico, ácido láctico y urea. Como sustancia cicatrizante, la centella asiática.
  • Várices. Se recomienda el uso de cremas que ayuden a la vasodilatación, que normalmente tienen ginkgo biloba, sustancias refrescantes como el mentol y sustancias antiinflamatorias como la manzanilla o el árnica. Así mismo, realizar medidas de higiene venosa: no usar ropa ajustada, caminar de 10 a 15 minutos, evitar estar en una sola posición por mucho tiempo (sentada o de pie), evitar tacones altos, usar calcetas o medias de mediana compresión, entre otras.
  • Hiperpigmentación: También conocido como paño o melasma, los mejores ácidos que podemos ocupar son el ácido kójico, ácido azelaico, ácido tranexámico y vitamina C. Todos ellos funcionan a lo largo de la síntesis de melanina, generalmente acumulada en mejillas, nariz, frente y bigote.
Consume alimentos ricos en antioxidantes y ácidos grasos como el omega-3. Si es necesario, apóyate de la suplementación y vitaminas para el embarazo.

“Cuando ya terminó el embarazo podemos encontrar mayor apertura para el cuidado de la piel con tratamientos médico-estéticos, como una hidratación profunda con ácido hialurónico infiltrado, tecnologías que reduzcan estrías y traten la celulitis, tensado de la piel para combatir la flacidez, fortalecimiento de músculos abdominales para tratar la diástasis, entre otros.

Aunque muchas veces queremos volver a nuestro cuerpo anterior de forma inmediata, hay que entender que el embarazo llevó un tiempo de 9 meses y cada paciente vive un embarazo distinto.

Es por ello por lo que debemos acudir a una consulta de valoración médica para determinar el mejor momento para comenzar con los tratamientos médico- estéticos de acuerdo con el estado de salud general. De igual forma, no podemos perder de vista el periodo de la lactancia, que es sumamente importante cuidar y respetar”, concluye la Dra. Corzas.

Lo realmente fundamental es disfrutar cada momento del embarazo, porque es único e irrepetible. Aunque se trata de una transformación temporal del cuerpo, es importante sentirnos cómodas y felices en nuestra piel.

 

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

bienestaraldia

Buscamos inspirarte a vivir con bienestar y calidad de vida a través de contenidos útiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *